Los Fetiches Sexuales


La palabra fetiche por lo general hace que la gente lo asocie inmediatamente con un concepto negativo e insalubre que no debemos permitir que sea parte de nuestras vidas, convirtiéndolo en tabú.
El diccionario lo define así: Una parafilia que consiste en la excitación erótica o la facilitación y el logro del orgasmo a través de un talismán u objeto fetiche, sustancia o parte del cuerpo en particular.
Y viéndolo bajo esa definición muchos la consideran un trastorno mental, y yo también lo veo así desde el punto de vista donde un particular fetiche pueda causar daño o malestar duraderos, ya sea físico o emocional, o tenga repercusiones en la salud de quienes lo practican.
Siempre he pensado... ¿cuál es el problema con que hagamos algo que nos hace felices o nos dé una sensación de satisfacción si no le estamos haciendo daño a nadie ni a nosotros mismos?
La gente que no esta de acuerdo usa el argumento “no es convencional” o “no me gusta” pero no pueden justificar su opinión ni desarrollarlo más allá de eso porque se cierran a la idea inmediatamente o porque no quieren tener que cambiar su perspectiva sobre qué esta bien visto en el mundo y que no... y punto. Este es el principal problema con la gente intolerante y de poca imaginación, y se niegan a aceptar el hecho que su particular visión del mundo no es la única.
Hay tantos fetiches sexuales que no los podría nombrar todos, pero les doy unos ejemplos: el gusto o la excitación por los pies, por las botas largas, de ser amarrado, por las cosquillas o casos ya un poco más extremos como la asfixia (hipoxifilia) o el dolor (masoquismo).
Retomando mi perspectiva sobre que un fetiche no puede o no debería causarle daño a alguien, la hipoxifilia o el sado entre otros deben ser manejados por personas profesionales con conocimientos en el tema, tener reglas y bases para ayudar a distinguir entre un fetiche saludable y uno dañino ya que en estos a uno se le puede pasar la mano fácilmente y en casos como la hipoxifilia puede causar daños severos si quien lo practica no tiene idea de lo que esta haciendo, en fin es que si sabes lo que estas haciendo, no deberá haber forma de que alguien termine lastimado durante estas prácticas y mas bien haber pasado un rato delicioso.
Hay ciertas claves para llevar a cabo un fetiche saludablemente estas son: higiene, conocimiento sobre lo que estas haciendo y el más importante el consentimiento, ningún acto sexual es aceptable sin el consentimiento de los involucrados.
Creo que todos en el mundo tienen mínimo un fetiche, aunque sea algo muy suave o pequeña curiosidad, pero para la mayoría de la gente es difícil admitirlo frente a una sociedad convencional porque lo ven como algo vergonzoso o en muchos casos no se lo admiten a ellos mismos.
Es una gran liberación cuando uno puede disfrutar de las cosas que quiere sin sentir ese miedo a ser juzgado o sin ese freno cuando se juzga uno a sí mismo... Sé tú mismo y disfruta la vida, deja de preocuparte de que si las cosas están bien si no estas lastimando a nadie, puedes enviarme tus dudas sobre el tema o preguntas a mi correo personal alejandrabrush@gmail.com o directamente 300 762 4768

Comentarios

Entradas populares